sábado, 19 de abril de 2008

Cómo pedir amablemente a una mosca que no moleste

La mosca. Quizás considerada como el insecto más incordiante e irritante de la faz de la Tierra... Seres estéticamente feos, sucios, y que no les importa ir a la mierda si se les manda. Y lo que es más mosqueante: siempre están cerca de la oreja. Quizás lo hagan inconscientemente, pero para nosotros, los humanos, es verdaderamente desconcertante.

Cómo conseguir que se alejen de nosotros? Uno de las puntos más importantes, y que hay que procurar evitar (por si las moscas), es disfrazarse como tal. Si eres el típico chulito de discoteca, piscina o playa, déjalo, no vale la pena, hay otras formas de ligar, hombre... No atosigues a las chicas con tus zumbidos... porque ya sabrás dónde te mandarán. Y es más: no te debería importar ir.

Una de las técnicas de las moscas es rondar la mesa una vez que los comensales se hayan sentado a comer. Son peores que los aviones japoneses en la batalla de Pearl Harbor. Las hallarás entre la fruta, el pan, las bebidas... Son peores incluso, y fijaros lo que os digo, que el personaje del Chiquiliquatre que ya nos lo podemos encontrar hasta en la sopa... Para evitar esto, no comas delante de ellas, es de mala educación. Espera que se vayan. Y si no lo hacen, ponles el vídeo de Chiquiliquatre y ya verás cómo se van.

Se trata de una relación común en casi todos los animales. Se puede entender entonces que la mosca, ese ser detestable y cosquilleante a veces, es también, paradójicamente, el artrópodo más sociable y amable de la faz de la Tierra. Y esto, indudablemente, a nosotros, los humanos, nos supera con creces.

No hay comentarios: