sábado, 19 de abril de 2008

Porrompompero oh, yeah!

Llevo muchos años dando el cante. Sí, literalmente hablando; lo que salga del interior, vaya... Y si es preciso inventar de nuevo el inglés, se inventa... Qué más da. Lo esencial es, no dar algunos gritos, sino que los que des, lo escuchen en toda la comunidad de vecinos.

Cuando era pequeño, tenía verdaderas discusiones en casa por mi afición a la música. Evidentemente, cantaba y canto fatal. De ahí que incluso hubiera días que "echaba" a mis padres de casa con tal de no oírme... Cuando esto ocurría, lo consideraba una gran oportunidad para mejorar la acústica de mi tortuosa voz...

Sinceramente, me importa un carajo desafinar. Seguro que a mis vecinos, hoy por hoy, no les da igual, aunque ya están acostumbrados. Porque las ventajas de cantar (o intentarlo) son obvias: liberas cantidades grandes de energía negativa (ideal para los días poco afortunados), accionas tu sentido del humor, reduces el estrés, activas el sistema inmunológico y cómo no... te lo pasas pipa!, sobre todo si acompañas tu actuación con bailes y caras extrañas simulando que estás ante un gran público... Sí, como cantar el famoso Porrompompero de Manolo Escobar pero añadiendo guiños a tus fans... ¡Oh, yeah, baby!

Así que, tanto si hoy tienes un mal día como si no, ¡dále un final glorioso! Resérvate un tiempo para ti, enciérrate en una habitación -en el lavabo hay muy buena acústica- y ponte a cantar. También puedes hacerlo mientras realizas algún trabajo, se te hará más ameno...

Hasta el próximo concierto!

No hay comentarios: