martes, 19 de agosto de 2008

A quien madruga… No le mires el diente (I)

(I)

Hay ciertos dichos populares que no he llegado, aún hoy, a entender, como por ejemplo:

Más rápido se coge al mentiroso que al cojo.

O sea, haber:

- ¿Quiere decir que no hay mentirosos cojos?
- ¿Porque hay que correr con un cojo, para ayudarlo si se cae?
- ¿Significa esto que hay que ser cojo para no mentir?
- Si se coge al mentiroso antes, ¿no será porque hemos hecho trampas para alcanzarle?
- ¿El que escribió esto era un mentiroso?
- ¿O era un cojo de pega para dar pena y llevarse a la cama a todas las chicas de la discoteca?

En fin. Si crees ser un/@ mentiros@, miénteme, y dime que no me has sonreído ni una sola vez al leer esto.
Por el contrario, si eres coj@, ya sabes: di siempre la verdad, excepto cuando creas tenerla.

No hay comentarios: