lunes, 6 de abril de 2009

Las cosas que he decidido poner en mi pequeña maleta

Hace ya cosa de tres años decidí irme conmigo mismo, casi tirándome de las orejas, a Roma. Fue uno de esos viajes espirituales en los que te das a conocer y realmente te das cuenta que, viajando solo, es cuando más gente conoces. El destino fue la capital italiana porque mi deseo era visitar el centro del Imperio Romano, cuya historia me fascina y me sigue cautivando desde pequeño. Esa es mi auténtica religión. Cumplir los deseos uno a uno, y visitarlos a su justo tiempo, cuando toque hacerlo.

Para mí fue muy importante visitar el templo derruido donde reposan las cenizas del gran Julio César, mi personaje favorito (y sin tapujos) de la historia. Y supongo que una maleta pequeña era suficiente entonces para meter tan gran aventura.

El año pasado, sin embargo, volví a utilizarla para un proyecto aún más encantador: visitar a mi amiga Sonia al país donde ella reside, Alemania, puesto que había llegado el momento en que su boludo argentino le diera el “Sí, quiero” ante la presencia de varios amigos, familiares y en fin, personas que sintieron de aquella celebración algo realmente bello, y lo que era más real: sólo necesité dos días de amor en mi pequeña maleta para que ella pudiera verme allí, a miles de kilómetros de mi hogar, aquel día. Me llevé lo justo: el traje de boda, la cámara de fotos y cuatro tonterías más. Pero lo más importante fue que esa maleta, trajo más cosas de las que se llevó, y no hablo de ganancias materiales. El caso es que su marido me cogió más cariño del debido y le dio una pena enorme que ya tuviera que regresar a Barcelona. Supongo que si está leyendo esto, se estará riendo ahora mismo.

Al despegar de Múnich de vuelta a casa, todo el afecto que sentí por parte de ella y su esposo así tanto de sus amigos más queridos, que tan amablemente nos ofrecieron alojamiento en su propia casa sin conocernos de nada, fueron parte de mi cinturón de seguridad. Me consolaba mirar por la ventanilla de vez en cuando para convencerme que no se trataba al fin y al cabo de volar sobre las nubes, sino estar en ellas. Siempre guardaré aquellos días en mi corazón.

A los pocos meses de aquella boda, nació Unai, un niño preciosísimo el cual apadrino. ¿Y sabéis? Me muero por conocerle. Así que no se hable más. El próximo jueves día 9 de abril, mi pequeña maleta volverá a llevar, entre otras cosas, mi gran ilusión, mi deseo de abrazar a una gran amiga que quizás no lo esté pasándolo muy bien últimamente y de darle una alegría enorme, cómo no, a su boludo marido.

Quizás no pueda conseguir hacer un Tetris perfecto con todo lo que esta vez tengo que colocar. El regalo para Unai es grande y apenas me queda sitio para nada más. Luego, el kit de supervivencia estética: colonia, desodorante, crema para el cutis…, los pantalones, las camisas, el calzado, la ropa interior (que es muy colorista, por cierto)… Haré lo que pueda para cerrarla. Si acaso la precintaré, o… no sé, le pondré grapas de oficina para que no se abra…

Sin embargo, una de las cosas más importantes que llevaré no estará dentro de mi pequeña maleta. Tampoco será mi presencia, ni mucho menos las toallitas refrescantes que acostumbran a darte en el avión, mal pensados. Esa cosa a la cual hago referencia la estoy escribiendo ahora, en este justo momento, y es el encontrarme de nuevo nervioso por volverles a ver, a todos ellos, y poderles abrazar y besar tan fuertemente como si los hubiera visto ayer mismo.

Esto, por mucha capacidad que dispongas, amiga mía, no cabe en ninguna maleta.

Muy pronto: La boda de mi mejor amiga (no te lo pierdas!!!)

32 comentarios:

CharlyChip dijo...

Te has dejado el alma alla, se ve. Disfruta del viaje y de la compañía. Seguro que tu ahijado disfruta tanto como tu del encuentro y para tus amigos el mejor regalo es tu llegada.

Un abrazo Miguel y buen viaje

Yuria dijo...

Aprovecha el viaje, disfruta. A veces es necesario un distanciamiento de nuestra vida cotidiana.
Un abrazo de tu amiga.

Andrés Paredes dijo...

Hola Beeril.
He facturado ,mi maleta llena de besos y abrazos la puedes recoger en tu destino
Un abrazo.

Domingo dijo...

Mis mejores deseos y feliz reencuentro. Disfrutad los unos de los otros y los otros de los unos, y que esos momentos de dicha se graben a fuego en vuestros corazones. :)

Carlos dijo...

Seguramente tu maleta volverá llena de recuerdos y momentos que siempre llevaras dentro de ti. Que disfrutes, un abrazo.

Silvia dijo...

¡Qué suerte viajar así!
Que tengas un feliz viaje...(¿qué es el regalo que abulta tanto, jajaja?)
Besos viajeros.

PECADITO dijo...

No sé como regresará esa maleta pero... seguro que tu corazón regresará revosante... y eso es lo más importante... ¿No?
Deseo que tengas un buen viaje y que disfrutes al máximo con su compañía...
¡¡Estaremos en ascuas de saber como te fue!! ;p
Pd: Realmente me despiertas... ¡Envidia sana!

Marinel dijo...

Pues yo te dejo mis alas decoradas de besos de colores,para que cuando llegues allí,pletórico de ilusión, los derrames sobre todos los que quieres y os hagan cosquillas produciéndoos risa...
Disfruta del viaje,pero sobre todo disfruta de eso que no se ve,pero es lo más bonito que llevas y encontrarás...
Besos.

amor y libertad dijo...

que el reencuentro se llene de cariño y felicidad

Ana dijo...

Vengo a agradecerte tus palabras en mi playa de los premios. Y me ha gustado lo que me he encontrado. Además veo que tenemos amig@s comunes...
Te espero en mi otra playa, la de los sentimientos(http://lacocinadesilpana.blogspot.com/) puedes venir cuando quieras.
Ah, y si no tienes inconveniente, te enlazo.
Muchos besos y feliz viaje.

roxana dijo...

BUEN VIAJE. Que la pasen de 10!!!!!! FELICES PASCUAS ALLÁ. lUEGO CONTARÁS. aBRAZO GRANDE!

Nany dijo...

Ostras que bello escrito, se nota que se te sale la alegría por los poros, pues enconteces a abrazar mucho!!!! y besar mucho!!! y a pasarlo en grande espiritualmente!!!
por cierto gracias por la visita!!! y ya estoy estoy con el alma bien "puesta" ;-)

la del blog dijo...

Sin duda amigo Beeril son estas cosas las que nunca deben faltar en una maleta. Todo lo demás se puede comprar cuando uno llega al destino.

Disfruta!!

Cecy dijo...

No hay nada mas bello que los bienes que uno atesora con el corazón y esos son los afectos.

Gracias por pasar.
Nos leemos.

Saludos.

Helena dijo...

Hay que ser muy vaiente para coger las cosas y estar dispuesto a tenerse a uno mismo de compañero...
Yo creo q es mejor viajar acompañados, poder compartir las vivencias siempre las hace mas enriquecedoras.
Se nota que adoras a ese matrimonio asi que solo decirte que disfrutes y que aprietes bien los ojos cd vayas a dormir para poder quedar grabado esos momentos que viviras alli. Un beso y buen viaje!

Soy " simplemente " Tere" dijo...

No importa mucho lo que pongas en tu maleta mientras vyas al encuentro de gente querida, lo importante es lo que traigas en tu MALETA/CORAZON cuando vuelvas a lo cotidiano, Dios quiera que este colmada de bellos recuerdos y felicidad desbordando en tu corazon/alma.

Un abrazo y mil gracias por el comentario en mi blog.
Tere.

anna dijo...

Disfruta del viaje, y seguro que vuelves con la maleta lleva de buenas cosas....

Ah gracias por visitar mi blog, espero seguir viendote.

Un abrazo

Lionella dijo...

qué maravilla de viaje... el mío como mucho es al Mercadona para comprar más ingredientes para mis estupendas comidas. Que aproveche! Besos.

Helena dijo...

Ei creo q es la primera vez que me veo en un blogroll asi q muchas gracias! Q ILUSION mas grande verme ahi en el muro de la gloria jajaja! Un beso

Lourdes dijo...

Hola, Beeril.
Pues eso, que disfrutes del viaje, que seguro que gratificante será un rato largo.
Gracias por tu visita a mi blog.
El tuyo me ha encantado, así que, "amenazo con volver".

Un beso.

siempreconhistorias dijo...

¡Qué maravilloso equipaje el tuyo! Espero que esos abrazos sean los que mereces y que también este viaje se convierta en una crónica para leer y envidiar.
Un saludo.

Yurena Guillén dijo...

Buen viaje.... Espero que lo pases muy bien.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Buen viaje y que disfrutes de es compañía.

Saludos.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Ten cuidado que con el sobre peso ahora se pasan mogollôn y la factura te puede salir cara, eso sî, una amistad como la vuestra no tiene precio.
Besos y gracias por tu comentario en mi blog.
Hasta pronto

Patricia dijo...

Pasala bien, olvidate del marido (boludo?)..y juega con el lindo pequenhin que debe ser un amor...
lindo post me encanto tu caracter, debes ser adorable.
Recuerdo que cuando visite el Vaticano senti un aire muy frio en el alma, no se porque...contrario a Roma donde me senti como ninha de peliculas ja ja ja ...
En fin, diviertete en Germany y un saludo al oso berlines, a la cerveza y sus salchichas (que son deliciosas)...
besos,

iliamehoy dijo...

Viajar con el alma, el corazón y las ganas...
el más hermoso equipaje que uno pueda imaginar.
Gracias por tus palabras.
una sonrisa

libra dijo...

Que disfrutes del viaje y de la compañía Beeril, seguramente la maleta pesará mucho más a tu regreso.

Besitos y felicidades por ese peque.

Raquel T. dijo...

¿Sabes, amigo Beeril?... Creo que, incluso, la próxima vez puedes dejar hasta la maleta, ni eso te sería necesario, porque llevas en ti lo realmente imprescindible para ir por el mundo: un corazón que no cabe en la bodega del avión y una sonrisa que no abarcan ni sus alas. Espero que estés disfrutando de estos días, de merecido descanso y merecida ternura, ¡y que los traigas a Irlhadia para contarlos!
Abrazos para mi superhéroe de lo entrañable ;) ...

Claudia dijo...

Me encanta leerte, entre tus palabras siempre se cuela un trocito de tu corazón. Muchas gracias por compartirlo y deseo que hayas tenido un fantástico y maravilloso viaje.

Besos y Hablamos!

Marty McFly dijo...

ei compañero ya estoy de vuelta. Digamos que yo tambien he estado de viaje...

disfruta la experiencia!!!

salu2

iResponsable dijo...

La maleta lo que tiene es que ir cargada de regalos, ¿sino que dirá de tí tu ahijado?

Adnama dijo...

Querido Beeril, Es una suerte que muchas cosas no quepan en una maleta, llevando simpre el corazón abierto y verás como vuelve mucho más repleta de lo que se fué.
Un besazo