sábado, 16 de mayo de 2009

Los Tres Cerditos (O el origen de la peste porcina)

Tres Cerditos

En el corazón de un bosque vivían tres cerditos cobardes pecadores de la pradera, por eso el lobo siempre andaba persiguiéndoles para hacerse unas cuantas salchichas y jamón ibérico, como todo el mundo. Para escapar de él, los cerditos decidieron hacerse sus propias pocilgas.

El primer cerdito, el perezoso de la familia, decidió hacérsela de paja, sin grandes lujos y un estanque de barro en medio del salón para ver cómodamente la final de la Champions. En un minuto ya estaba hecha. Y entonces se dedicó a revolcarse por el barro y a comer como un cerdo durante el resto del día.

El segundo cerdito, un glotón, prefirió hacerse una pocilga gracias a Ikea. No tardó mucho en construirla, aunque se le resistieran al principio los tornillos de cuyo nombre no me acuerdo. Y luego se echó a comer manzanas desde su sofá Karlstad y su reposapatitas Poäng.

El tercer cerdito, muy trabajador pero al fin y al cabo mileurista, optó por construirse una pocilga de ladrillos y cemento, por esto de que el sector de la construcción había caído en los últimos tiempos y podía coger todo ese material con total libertad de cualquier obra cercana sin acabar. Tardaría más en construirla pero se sentiría más protegido. Después de un día de mucho trabajo, y ventanales góticos, la pocilga quedó preciosa. La reconstrucción más exacta de La Sagrada Familia que el mundo ha conocido, si la original estuviera ya acabada, claro.

Pero ya se empezaba a oír aullidos cercanos en el bosque…
No tardó mucho para que el lobo se acercara a las pocilgas de los tres cerditos. Hambriento, se dirigió a la primera pocilga y gritó:
- ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu pocilga tiraré!
Como el cerdito no la abrió, el lobo sopló con fuerza, y derrumbó la pocilga de paja sin problemas. El cerdito, temblando de miedo, salió corriendo y entró en el hogar sueco de su hermano.
El lobo le siguió, con una mascarilla en la boca para evadirse de la peste que había causado el derrumbamiento de la casa de paja. Y delante de la segunda pocilga, llamó a la puerta, y volvió a gritar:
- ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu pocilga tiraré!
Pero el segundo cerdito no la abrió y el lobo sopló y sopló, y la cabaña se fue por los aires. Asustados, los dos cerditos corrieron y entraron en la pocilga de ladrillos de su hermano.
Pero, como el lobo estaba decidido a comérselos, llamó a la puerta y gritó:
- ¡Ábreme la puerta!¡Ábreme la puerta o soplaré y tu pocilga tiraré!
Y el cerdito trabajador le dijo:
- ¡Soplas lo que quieras, pero no la abriré, así que si quieres entrar, paga una entrada como todo el mundo!

Entonces el lobo, rácano como él solo, sopló y sopló. Sopló con todas sus fuerzas, pero la pocilga no se movió. Era muy fuerte y resistente, aunque demasiado recalcada para su gusto. El lobo se quedó casi sin aire, y eso que de joven participaba en los grupos corales de su manada.

Pero aunque estaba muy cansado, no desistía. Trajo una escalera, subió al tejado de aquella enorme pocilga y se deslizó por el pasaje de la chimenea. Estaba empeñado en entrar en ella y comer a los tres cerditos como fuera. Pero lo que él no sabía es que los cerditos pusieron al final de la chimenea un caldero con estofado de garbanzos hirviendo. Era el segundo plato de aquella noche, justo después de una deliciosa paella. Y el lobo, al caerse por la chimenea, acabó quemándose con el agua caliente. Dio un enorme grito y salió despedido por la chimenea para nunca más volver. Semanas más tarde, el lobo murió de una extraña gripe. Lo dejó todo a obras de caridad, distintas fundaciones de causa ecologista y sobornar a Soraya para que no cantara en Eurovisión.

Y así, los cerditos pudieron vivir tranquilamente hasta el día de la matanza final.

15 comentarios:

Cecy dijo...

Ingenioso cuento de los tres cerditos.
Y la peste esparcida por todos lados.
Al final, seran los cerdos o los zorros?

CharlyChip dijo...

Hum... Esta historia tiene un algo de confabulación de la TIA, un deje de propaganda infiltrada... Menos mal que no la sacaste en Venezuela o en telefision española...

En el primer sitio le habrian negado el permiso de importación y publicación y en el segundo habrías acabado en un juzgado por propaganda "subliminal" jajajjaja

Muy bueno

Un abrazo

Beatriz Díaz dijo...

Hola! He llegado hasta tu versión de los tres cerditos por el google y me ha impresionado muho! Soy estudiante de segundo de fililogía inglesa por la universidad de Oviedo (asturias) y estoy haciendo un trabajo sobre el cuento de los tres cerditos para una asignatura llamada "Teoría de la literatura". Me interesa ucho tu versión porque me permitiría analizar las diferecias con respecto al cuento original, especialmente en cuanto a sufinalidad, muy distinta de la del cuento tradicional. En fin, no me enrollo más, me gustaría pedirte permiso para utilizar y trabajar sobre tu cuento en mi trabajo, y pedirte tu nombre para ponerlo en la bibliografía. :) te parce bien? Envíame un e-mail a "beatitrix@hotmail.com"
Saludos!

TORO SALVAJE dijo...

Lástima que Soraya no le hiciera caso, nos habríamos evitado el ridículo.

Saludos.

Sandra... dijo...

Una historia con gran dosis de ingenio.
Por lo que sè, al lobo no le funcionò el soborno para Soraya no?? =)
Un beso, buen domingo

Patricia dijo...

una historia peculiar, quizas se la cuenten a los ninhos de ahora, je je
Bueno me cayo bien el lobo por dejar a las obras de caridad y causas ecologistas sus bienes je je (si tan solo hubiese sido vegetariano)
besos!

la del blog dijo...

jajajaja muy bueno como siempre!!

Montoyica dijo...

Jajajaja, esta versión del cuento mola mas, juas juas juas..

Tan malos son los muebles del ikea¿? jejeje

Lourdes dijo...

Eeeeh, qué bonito cuento!
Los tres cerditos versión 2009!!
jajajaja

Me ha encantado, ya ves.
Más que la versión que me contaron a mí cuando tenía 5 años...
Dónde va a parar, por Dios!

Besos!

Pepi dijo...

Jajajaja!! Esta new version está muy original... Sobretodo el final... juas, juas!!
Saludos

Lorena dijo...

Jajaja, ¡qué buena esta versión de
los Tres Cerditos!

Sin duda, mucho más divertida e ingeniosa que la original... Que sepas que me has causado una gran dosis de carcajadas, jeje.

Un saludo!

Sara dijo...

jajajajaja, que bueno... y que gustazo recordar los tres cerditos al estilo modernillo y de última actualidad....que versión más chula....pobres cerditos!!!!!si ellos supieran.
Me he reido mucho, asi es que... muchas gracias por hacerme pasar un rato tan agradable.
Un abrazote sin gripe porcina y esperando el día de la matanza final jejejeje.

Raquel T. dijo...

Pero cuántas preguntas me has aclarado respecto a la gripe del puerco y sus orígenes, que ahora ya ubico por allá por el bosque, recto, a mano izquierda, girando en el segundo seto... A veces le explico la movida de los tres cerditos a mi sobrino, pero creo que cambiaré la manida versión "detoalavida" por la tuya, más experimental, científica y, por supuesto, más real, porque, ¿quién no se ha apañado alguna vez con muebles suecos y ha perdido cierta dignidad saludable con un menú de paella y garbanzos (callos, en mi caso)?... Quién esté libre de ello, que se tire a la primera charca...
Abrazos ibéricos, de lo mejorcito...

iResponsable dijo...

Lo de Soraya fue una buena causa pero haría mucho más bien si hubiese destinado todo a erradicar el puto festival de Eurovisión.

Myr dijo...

Perdón me olvidé que sueco no hablas, ahora van en español:

Interesante perspectiva la tu cuento, me gustó.

Mis conclusiones:

1- Carpe diem, mientras puedas.

2- En la unión esta la fuerza.

3- Los muebles de IKEA, en su mayoría y por constatación empírica, son una mierda.

4- Con un poco de creatividad y juntos, podemos hacer que el lobo se queme el culo.

5- También a él le llegará el turno en que no carpe más, para eso existen los virus.

Un fuerte abrazo