domingo, 14 de junio de 2009

Sobre la intelig@ncia (I): leyes para anticiparse


Todos sabemos que pensar requiere un esfuerzo casi humano, por eso -digo yo-, se inventaron tantas cosas para evitarnos tal molestia, como la llegada de las agendas, los calendarios, las pastillas de la memoria, los lunnis avisándonos de que ya es hora de ir a la cama, el programa de Ana Rosa, los anuncios de MiXta… Quizás para mermar las cosas que pensamos de forma automática, y ralentizar así el poder realizarlas en el momento justo.

Por ejemplo, un caso típico: te encuentras en la discoteca. Aquel/la chic@ te llama la atención, tiene un físico tremendo y parece fijarse en ti. Tú ya estás teniendo todo tipo de fantasías sexuales con esa persona en medio segundo antes de coger la situación por los cuernos y, como primera fase, presentarte. Pues bien, justo en ese momento, y sin previo aviso, siempre hay alguno que se te acerca por detrás tuya propinándote un fuerte empujón en tu hombro, y por la cara, destroza tu plan –hasta ahora, perfecto- de ligártel@ simplemente porque ha cogido antes que tu la idea de abordarl@, y posiblemente en este caso, de poder realizar todas esas fantasías a tu salud en cama ajena. Y lo mismo ocurre con las ideas en el trabajo. Ten cuidado de no pensar en público. Es más: ten cuidado de pensar en el trabajo. Ocho horas encerrad@ en un recinto con personas que no conoces te convierten en un superviviente si consigues que los demás no averigüen casi nada de tus ideas por mejorar tu empresa, porque siempre habrá alguien más perspicaz que tú que está dispuesto a robar y demostrar tu inteligencia poniéndola en práctica ante tu jefe. Y claro, ¡toma plus por aumentar la producción!. Dicho de otro modo, lo grave no es que pienses, siempre y cuando no pienses en voz alta, lo grave es que parezcas ser más inteligente (aunque lo fueras) delante de los demás, ni siquiera a la hora del café, antes de ejecutar tus ideas. Eso ayuda mucho. Tus compañeros por conseguir el agradecimiento de tu jefe son capaces de cualquier cosa, incluso de dejarte sin leche para tu cortado. Y así te encontrarías: solo como la una.

La buena noticia es que nadie es demasiado inteligente. Y si alguien lo es, es debido a que aún no ha llegado a conocerse bien. Porque eso de pensar está muy bien, pero ser inteligente nos permite ir más allá: nos da a menudo la posibilidad de ignorar y a hacer oídos sordos a nuestra propia inteligencia. Por lo tanto, que tu despreciable vecina del décimo te saque las mil y una para no pagarte el recibo de la comunidad, no es de ser poco inteligente, sino de ser un auténtico pardillo, pero lo serías más si, para colmo, te convenciera para que le cargaras las bolsas de la compra utilizando únicamente las escaleras, puesto que el ascensor se averió el día anterior.

Ser inteligente, además, es tener la capacidad de almacenar datos en una unidad Intel –alojada en el cerebro- de un grupo de gente variopinta. Es un monopolio de células abusonas que toman por tontas a las demás, o una actitud que no se sabe muy bien para qué sirve si tanto cuesta aprender que se tiene para algo.

Recuerda estas leyes si quieres triunfar inteligentemente en la vida:

- Si tienes una idea, deja de pensar al instante en ella. Lo único que haces cuando la desarrollas en tu cabeza es propagarla por medio de ondas a tu peor enemig@, y no dudes que se te anticipará. Lo mejor cuando tengas una, cantes una canción inverosímil (como el lalalá) para interceptar la conexión a otras personas mientras te encuentres en la misma habitación que ellas. Como no está previsto que cantes a tu bola y sin ritmo ante los demás, te tomarán por loc@ y huirán de ti, conservando así tus ideas, y pudiéndote poner tanta leche en el café como quieras.

- En el momento que alguien tiene una idea maravillosa en el mundo, algún satélite de tantos que orbitan sin parar nuestro planeta, inmediatamente la recoge y la distribuye entre los extraterrestres, que son supuestamente inferiores a nosotros. De hecho, ET era tonto ¿sino por qué iba a bajar a la Tierra precisamente en la década de los ochenta? ¿Para conocer a Naranjito? No, no, ni hablar. Hizo un viaje tan largo porque cogió la idea de sus vecinos de “V” de pasarse por este mundo y adueñarse de él. ET pudo cumplir la primera parte. La segunda, debido a su cara de pan, no le fue posible, aunque se llevó una planta moribunda a cambio, que algo es algo, oye.

- Bajo ninguna circunstancia pienses los lunes por la mañana que eres el único que merece quedarse dos horas más en la cama. Hay muchísima más gente que piensa lo mismo al mismo tiempo, en la misma situación que tú. Pero no te preocupes, si el lunes no es muy original pensar en ello, prueba de pensarlo el resto de días de la semana. Sé perseverante y triunfarás.

- Es una bobada eso de que para ser inteligente hay que saber que no se sabe nada, porque si ya lo sabes, sabes algo más que nada, y eso es mucho más que saber algo, porque instantáneamente ya sabes que no sabes nada y al mismo tiempo que nada es algo que es algo que sabes. Por lo tanto, la corrección a esta frase es: si hay que saber, se sabe, pero afirmar lo contrario es tontería.*

- Actúa primero y luego piensa en cómo arreglarlo. Si estás en la empresa, escucha tu lado emprendedor y dile sin tapujos a tu superior lo que piensas de su pésima gestión; si estás en tu comunidad de vecinos, escucha a no escuchar a nadie; si estás en la discoteca, escucha a tu… Bien, quiero decir que vayas a por todas, anticípate y demuestra que puedes ser tan pulpo como el que más.

- Por último, convéncete para siempre que la inteligencia no te perseguirá nunca ni a ti ni a nadie, ¡así que anticípate a la de los demás!

*(homenaje a cruz y raya)

17 comentarios:

Silvia dijo...

Beeriiiill que ya echaba de menos tus post...
Me gustan tus puntos de vista son realmente "inteligentes"... jajaja
Y encima añaden sonrisa al rostro.

Besicooooss grandes.

Yuria dijo...

Inteligencia, Inteligancia, elegancia...? me has intrigado nada más ver el título.
(Oye que hace mucho no nos vemos, no?).

Ya aclaré mis dudas, va de inteligencia, o de falta de ella. ¿Tenemos inteligencia? Sí, claro que sí. Pero, ¿la desarrollamos lo suficiente?

El final me gusta mucho: "¡Anticípate a la de los demás!"

Un beso, y dejate ver mas, q te echaba de menos.

El Filosofo Loco dijo...

Yo creo que la inteligencia es un concepto muy relativo, porque es difícilmente cuantificable y además es muy susceptible de interpretación, y el hecho de que nos hagan reflexionar sobre todo lo que significa la inteligencia de un modo tan inteligente y encima con tan buen humor, eso tío, es la leche.

Admiro de verdad tu forma de escribir, no me extraña que los tengas a todos enganchaos.

Me siento halagado porque hayas visitado mi blog, no te quepa la menor duda de que has ganado un fiel lector.

Un saludo!

El Filosofo Loco dijo...

Por cierto, me gustaría poner un link de Irlhadia en mi blog, este es un sitio que vale la pena mucho visitar.Espero que no tengas inconveniente.

Un saludo.

Cecy dijo...

1. adj. Dotado de inteligencia.

2. adj. Dicho de una persona: Dotada de un grado elevado de inteligencia. U. t. c. s.

3. adj. Que indica inteligencia. Un discurso inteligente.

4. adj. Sabio, perito, instruido. U. t. c. s.


Creo que tu lo explicas mucho mejor. Al menos le pones una genial cuota de humor.
Me quedo con esta.

Besos.

Sandra dijo...

Me gustò mucho eso de actuar y luego ver còmo arreglarlo, jaaajjj
Muy bueno tu post
un beso
Sandra

♥ MI MUNDO EN LAS MANOS. dijo...

jajajaa muy buen posteo...inteligencia? ojala siempre la usaramos inteligentemente y con tanto humor como vos.

Gracias por tu visita.Un beso.
Tere.

Ana dijo...

Muy bueno...Jajaja.
Muchos besos.

ROSALIANM dijo...

Gracias por pasar por mi blog y estoy paseando por el tuyo y me gusta mucho.
Un abrazo y gracias por tu comentario.

beker dijo...

Genial como siempre amigo !!! tomo nota jajajajaja. Un abrazo

iResponsable dijo...

No trabajarás también en el sector del automovil, ¿no?
Hay muchas cosas ahí que me suenan y mucho.

Patricia dijo...

me gusta ese humor!
me siento en mi silla reclinable y me olvido de todo! al cuerno con la inteligencia!!
besos,

CharlyChip dijo...

Inteligente es el que obtiene lo que quiere de la vida y no descubre al final que se equivoco de objetivo...

Para serlo hay que vivir con plenitud el presente sin perder la perspectiva, anticipar el futuro de con perspicacia para que no te sorprendan los cambios de vision y valores que traen los años y extraer del pasado lo mejor, la experiencia y un libro de buenos recuerdos para sobrellevar la cuesta abajo de la vejez.

La base de cualquier inteligencia, pienso yo, es la empatía, que nos permite conocer la naturaleza humana, la de las cosas y vivir en consecuencia, sin seguir reglas absurdas alejadas de la realidad, ni perseguir objetivos vanos.

Amar como modo de vivir y hacer, es comprender, es saber, es actuar en consecuencia, es ser feliz.

Filosofias aparte jejejeje, para ser inteligente hay que salir al campo de juego y no revelar al contrario tu estrategia antes del final del partido...

Luego de ganado el partido, habra quedado en evidencia tu inteligencia en los propios hechos y el contrario habra comprendido tu estrategia. Alla el si sabe y puede usarla.

Te tocará abrir nuevas rutas otra vez, ser vanguardia.

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Espléndido homenaje.
Creo que ellos te lo aplaudirían.
Muy bueno.

Saludos.

layna dijo...

Yo es lo que siempre digo: la inteligencia me persigue,,, ¡pero yo soy más rápida!
Vivo feliz en la ignorancia...

Eterna aprendiz dijo...

Ja ja ja.....Muy bueno, el humor dignifica hasta las cosas más serias, me encanta el tratamiento que le das, tu naturalidad y espontaneidad.

En cuanto a la inteligencia, psshhsss.....ja!!

Besos

Myr dijo...

Hola Beeril:

Excelente tu entarda! me hiciste reir un buen rato! porndré en práctica tus consejos!

Un abrazo