lunes, 9 de febrero de 2009

Ilusión


Con qué ilusión,
sé yo,
¡ay! con qué cariño,
desde las frágiles pisadas,
y con sigilo,
vas haciendo de la vida
un bello camino.

Los buenos momentos
te llaman a gritos,
te miran,
te agarran de la mano
y te susurran al oído.

El tiempo que cuentas
se cuenta por capricho,
en el que en alguna parte,
y por un casual despiste,
ha quedado dormido.

Con qué ilusión,
sabes,
se avanza hondísimo
lejos de aquí
pero contigo,
sin poder quebrar el ancho silencio
de un mañana
eternamente infinito.