domingo, 22 de marzo de 2009

Políticamente correcto (I)

aznar

Si hay algo de lo que puedo prescindir en la vida es presentarme a presidente de algún país mileurista. Es mucho mejor leer más tarde en Internet las parodias que se le hacen en su nombre. Es algo que ya viene con su sueldo, y en el caso que nos trae hoy, Aznar, después de su paso por La Moncloa hace ya varios años, sigue cobrando una barbaridad, si hacemos un símil entre burla y sueldo. Porque en Internet, además de noticias, sexo, drogas y Rock & Roll, también tiene opinión sobre muchas cosas. Y dicho sea de paso, nuestro José Mari, a día de hoy, con sus declaraciones y aliados poco afortunados, se merece una mención de honor.

Aquí inicio una serie de no sé cuantos capítulos, en la que se recogen opiniones divertidísimas en respuesta a una cuestión que hace tiempo publiqué en Internet, a raíz de lo sucedido en Irak con su buen amigo Bush y el polémico lanzamiento de un zapato que él, a muchos pesares, esquivó.

A la pregunta de ¿Que pasaría si le tiráramos a Aznar un zapato en plena cara?, la gente contestó:

- ¿Tendría tanta suerte y lo esquivaría?
- Que el zapato se asustaría
- La tiene como el cemento, así que el más perjudicado sería el zapato.
- Que se lo quedaría sin pasarle nada pues es inmune a todo. Bicho malo nunca muere.
- Sacaría la raqueta de paddel y le daría al primer catalán que encontrara.
- Yo le daría con una bota de fútbol... Haber si se le clavaban los tacos y para poderle poner puntos se tendría que rapar!!!!! Quedaría impresionante todo calvito con ese bigotito!!!!!!!!!!!!!!!!!!
- Qué bueno!!! Ja ja ja
- Seguro que se le incrustaba en el bigote ese que lleva.
- No, rebotaría. La tiene demasiado dura (la cara).
- Que tendríamos que apuntar muy bajo... o mejor aún... muy muy bajo para darle en los mismísimos "cataplines"... que de esos tiene muy gordos... tanto que no le deja tener ni cabeza ni corazón...
- ¿Y no podríamos tirarle unas botas de escalada? con eso, ni cara de cemento, ni de piedra, ni de acero, ni de diamante. Unas buenas botas de escalada, el piolet, lo subimos al K2, lo atamos a una piedra y lo tiramos montaña abajo. Total por 8.000 metros arriba 8.000 metros abajo no pasa nada. Y con un poco de suerte si no se escoña, se pierde en el monte y se lo zampa el yeti, o mejor aún tiene una hija con él... bueno no, que ya la tiene y la ha casado con el Agaj, otro que de la cueva sale y que de por sí tiene apellido de vómito.
- ¿Y no sería como mandar al zapato a la muerte más cruel? Toda la vida protegiéndonos los pies para terminar ensuciado por semejante patán.
- Los cordones de los zapatos se le meterían dentro de las orejas y le sacarían toda la mierda que lleva taponada ahí, pero tengo mis dudas de que fuera suficiente para que el tío aprendiera a escuchar algo.
- Creo que le resbalaría, todo le resbala, las manifestaciones contra la guerra, el cambio climático, el alcohol al volante...
- Yo creo que del mal olor, se asustaría... (el zapato)
- Que más de media España haría cola para repetir, dejarle con cara de tonto sería un honor.. ¿Dónde hay que apuntarse????
- Yo le tiraría los de mi hermano q tiene un 47... o... 48... ji ji ji…
- ¿Vale tirarle madreñes?
- ¿Pero no se le había caído ya la cara de vergüenza?
- Que Zapatero (ZP) le tire su arsenal de zapatos, a ver quien gana a zapatazos.

 

En breve, Políticamente Correcto (II)