martes, 28 de agosto de 2012

Lo peor del insomnio es...

... que parece que sí, parece que no... Y al final no consigues dormir

... que se trata de una jornada intensiva dando vueltas en la cama representando los números del 0 al 9 con tu propio cuerpo. Ni en El Lago de los Cisnes bailan tan bien.

... que cuando faltan 15 minutos para que suene el despertador, te entra un sueño terrible.

... que la desesperación alcanza índices históricos, como la prima de riesgo.

... que tienes pesadillas entre la ficción y la realidad.

... que el rebaño de ovejas es demasiado grande para que quepa en tu casa. Y lo peor aún: no paran de hacer ruido. Así no hay quién duerma.

... que es desconcertante. Hasta tal punto que dices: quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza, quién? Y la levantas. Total, en algún momento de mi vida tendré que sentar la cabeza.

... que tienes una cara similar a la del nuevo Ecce Homo.

... que empiezas a pensar en cosas que creíste en un principio no tenían importancia.

... que eres vigilante de la noche, al estilo David Hasselhoff. Siempre atento, con los ojos abiertos y marcando paquete.

... no es no poder dormir, es preguntarte por qué no puedes dormir.

... que miras en Facebook, en Whatsapp y en Twitter si hay alguien con quién compartir tus penas

... que nadie a esas horas está conectado.

... que las luces y sombras del techo adquieren vida propia.

... que te ves más inútil ahí tumbado sin hacer nada que Rajoy en el gobierno.

... que tus ojeras tienen la misma capacidad que la bolsa de la compra que usas para ir al mercado.

... que vuelves a mirar en Facebook, en Whatsapp y en Twitter y sigue sin haber nadie.

... que, después de una noche insípida, tenga lo que hay que tener para bromear sobre ello. Manda huevos...

... que... Lo mejor del insomnio es que he pasado la noche en Vela, uno de los hoteles más lujosos de Barcelona.